domingo, 21 de octubre de 2007

Poutpurri, tutti frutti, mezcolanza...

Poutpurri, tutti frutti, mezcolanza... o lo que viene a ser un poco de todo. Sabia yo que esto iba a pasar, que dejaría de escribir algunos periodos de tiempo y no por falta de ganas, sino por falta de tiempo. Y eso que terminé la temporada y estoy en periodo de "descanso". Si a descansar le puedes llamar a dar unas 15 horas de ciclo indoor, un par de horas de carrera y 5/6 entrenamientos personales a la semana... pero es que aún así, liberado del programa de entrenamiento triatlético y con dolor de patas, me siento descansando, sobre todo mentalmente. Tengo además el horizonte espacio temporal de los próximos 5/6 fines de semana, más que ocupado entre cursos varios que me toca impartir y recibir, por lo que la ilusión de una salidita en mtb o a patear al monte con pareja, amigos y perro, debe de seguir siendo eso, una ilusión.

En estos dias pasados hay varios hechos significativos que debo reseñar:

1º Me he quitado el pulsómetro despues de casi 2 años anclado en mi muñeca.



Si, ese Polar de talante voluminoso y cabezón caracteristico de la generación de polares anterior a la más moderna y espacial de los RS.

Si el acople es la seña de identidad del triatleta, sobre la bicicleta, el pulsómetro enclavado en la muñeca como una lapa se enclava sobre la roca, es la seña de identidad del triatleta en el mundo real, fuera del entorno de entrenamiento.


Al quitarlo de mi muñeca y sustituirlo por un reloj, un moderno Swatch de diseño "fancy", seña de identidad de la globalidad, reivindico mi condición de atriatleta o de triatleta en excedencia temporal o de triatleta en reposo o sepa dios que... El caso es que me he liberado temporalmente de su control, de su yugo, de su obsesión por controlar mis ritmos cardiacos.

2º Me comi el pasado puente del Pilar un cocido madrileño de los de mi madre, que sirvió de lanzadera a un fin de semana pantagruelico. Hasta ahora como sin límites, de todo y mucho, para satisfacer las necesidades calóricas que el entreno supone, pero con estas necesidades reducidas la sensación del placer de comer por comer y no por reponer, es otro de los indicadores de que te encuentras de reposo y descanso. Y es un placer para disfrutar algunos dias al año.

3º Hemos vuelto de Hawai. Portsea, Carmelo y todos aquellos que hemos viajado con ellos, entre sus sueños, sus expectativas, sus ilusiones y sus esperanzas. Porque aunque es muy posible que nunca viaje físicamente allí, ya lo he hecho con ellos. Me relamo de pensar en las historietas de este próximo Enero en Pozo Izquierdo, donde un Hawaii recientito, con todas sus vivencias, anécdotas y experiencias, va a ser el tema central de las horas de charla triatlética.

No puedo más que seguir asombrándome de la capacidad competitiva de nuestro "vetusto" entrenador, que una vez más a vuelto a dar lo mejor de si mismo en la Meca, mostrando a muchos, en directo, el camino. También habrá dado lo mejor de si como persona, renovándose profunda e intensamente.

De Carmelo, compraría si existiese, un DVD a lo gran hermano hawaiano, donde hubiera sido grabado cada segundo que ha pasado en Kona. No tendría precio. Se que seguro en lo sucesivo, va a emplear cada gramo de fuerza para poder volver allí a competir. Seguro.

3 comentarios:

Ishtar dijo...

Heeeeey!!!, ¡¡Serfi!!!!, no sabía que tenías hogar cibernético!!, te he visto en el blog del sensei (bueno, mi ex-sensei :-( ) y ya me he leído casi casi todo :-P (eso sí, corrígeme en la entrada del Mundial lo de Javier ¡¡García!! (Góooomez, Góooomez) Noya, podiosssss ;-).

Besicos!

Serfinisher dijo...

Buenas Isthar¡¡¡ Ya estoy al tanto de vuestras andanzas triatléticas en el nuevo club. Espero y estoy convencido de que será un gran paso para seguir progresando desde exfumadorasedentariona a campeona de ....... (algo caerá).

No me he dado cuenta del gazapo de Noya, será que como soy García alomejooooo si le cambio el nombre mesepega algo....

Resolveré tamaña tropelia.
Es un placer tenerte por aquí, además fuisteis de los primeros protagonistas de este espacio..

Os sigo en la distancia y en la proximidad del blogespacio..

Lolo dijo...

Asi que estás velando armas y curando las heridas triatléticas de ésta temporada para poder llegar a la época de poda de cabelleras con la fuerza renovada jejeje...
Aprovecha el descanso, que te lo has ganado, campeón!!
Ah! El 27 de abril andaré por tus dominios ;)