sábado, 7 de junio de 2008

Lanzarote 2008, de la A a la Z. Mi tercer IM de Lanzarote (II)


Lava. Por todas partes. De obvio se nos escapa. Lanzarote y las islas volcánicas con sus malpaises son inhóspitas. Solo nuestra ancestral costumbre de allanar caminos, trazar sendas y extender cintas de asfalto hasta el horizonte, impide sentir lo evidente. Que en esta ocasión, atravesará Timanfaya en coche y que eligiera este lugar para seguir las pedaladas retorcidas del segmento ciclista, me hizó adentrarme en las cordadas de lava. Caminando y con la mirada. Adentrarte caminando es tarea ardua y penosa, insostenible. Adentrarte con la mirada es inolvidable, mágico, casi indescriptible. No tengo la menor duda de que la isla, cada año, se vuelve amable durante unas horas y nos permite el paso.

Llanto. Vi lágrimas. Lágrimas de alegría, de desconsuelo, de dolor, de impotencia, de recompensa, de admiración, de extenuación, de exaltación, de gozo, de liberación, de ofrenda, de logro, contenidas o borboteantes. Todas saladas. Todas lloradas. Y en su interior, pequeños arco iris arrancados al sol o a los fuegos de artificio. Lloré con ellas.

Maratón. En ella se abre el telón. Sucede el desenlace de la obra que comenzó mucho tiempo atras. Desfilan durante horas ante ti los actores del drama. Drama que se convierte en tragedia para muchos. Acto tras acto, parsimoniosamente, transcurren los kilómetros. Y fluye el tiempo distorsionado. Actores y espectadores viven la misma obra, pero muy distinta vivencia. Miles de interpretaciones, tantas como actores, nos son ofrecidas en el espectáculo. Y para cada uno, finalmente cae entre aplausos, el telón soñado. Y es entonces cuando son los laureles otorgados.

Nubes. Vi nubes. Nubes que nublan el cielo y se asoman arrastradas por el viento, a observar el acontecimiento. Nubes que toldan los caminos y contienen el infierno que el sol canario intenta esparcir sobre el suelo. Nubes devoradoras de los deslumbrantes rayos cuando los ojos acompañan a tu boca en su búsqueda de aire para seguir nadando. Nubes que curiosas te saludan a su encuentro en los miradores donde surfean entre el viento. Nubes que protegen tus pasos velando el cielo, decorando el acto final.

Oportunidad. Senti la oportunidad de volver. Habrá muchas oportunidades para todos.

Pomponear. Poder disfrutar de vuestro esfuerzo, animaros y alentaros con pompones de voz y flecos de gestos, ha sido una experiencia intensa, agotadora y plena. Entre todos me habeis llevado en mi tercer IM de Lanzarote. He disfrutado mucho. Pero soy actor, expectante y deseoso de actuar.

Querer. He visto ojos de deseo, cientos de miradas anhelantes de estar alguna vez allí dentro. De volver a ser o de ser finisher por vez primera en Lanzarote. Miradas que muestran la semilla del IM implantada. Algunas, terminarán como sueños incumplidos, pero otras muchas germinarán.

Renegar. Nunca más. Renegar con fuerza, con fiereza, con desesperación. Sorprende ver renegar del IM con tanta violencia y determinación a alguien tan grande. De alguna manera, nos eligió para manifestar su frustración, su hastio, su cansancio mental. En pleno Timanfaya y con el IM de Sudafrica hacía bien poco terminado, aquel hombretón se bajaba de la bici ante nosotros, renegando. Nunca más, decia. Sabemos que no podrá renegar de si mismo y es solo cuestión de tiempo, que tenga que invitarnos a comer.

Soledad. Soledad entre la multitud. Métafora de nuestros tiempos donde nos sentimos solos rodeados de gente. Compites en soledad, transitas solo entre la multitud de participantes. El IM es un ejercicio de soledad, aunque de soledad buscada y elegida, a diferencia de la soledad de la vida diaria.

Talento. Talento deportivo. Este año he podido disfrutar de los talentosos al seguir la carrera desde su cabeza a los pies. La disputa de un IM como el de Lanzarote en directo es siempre apasionante. Sus cambios en la carrera, las estrategias, las fuerzas, la calidad, los fracasos, la lucha, etc. un grandioso espectáculo. Y he descubierto el talento no solo en la cabeza, sino en todos y cada uno de los segmentos de este largisimo ser deportivo, que es el IM.

Unión. Existe una extraña comunión entre las miles de personas que conforman este entramado humano. No tienes que explicar, justificar o razonar nada a nadie, una empatia arrolladora hace innecesarias las palabras. Sabes que sienten los demás porque, sentis lo mismo. Somos parte del IM. Somos IM y como un buen amigo dice, "El IM no te va a dejar nunca".

Voluntarios. Todo voluntad. Sin ellos no sería posible nada de todo esto. Entrega y sacrificio del primero al último. Gracias a todos, gracias por todo.

Windy. Viento vino y rosas, como de costumbre. Rosas espinadas en algunos casos. Hubo viento como no podía ser de otra manera, envolviendo la carrera. Es su celofán. Sin el el IM de Lanzarote no esta completo.
Yes. Asi, simplemente, manifiestas tu deseo, tu sueño, de transportarte desde aqui a la isla hermana del pacífico. Basta con señalar una casilla en el formulario de inscripción. ¿Hawaii? Yes.
Así de simple es soñar. Algunos elegidos consiguen su plaza y es un lujo poder presenciar en directo tan admirable logro. Querer es el primer paso. Rellenar la casilla el segundo. Para la inmensa mayoría, no bastará con caminar, pero habrá de intentar encontrar el camino. Enhorabuena a todos, los que lo logran y los que lo intentan.

Xtraño para mi sin lugar a dudas, pero diferente pleno y hermoso dia. Tan válido como mis dos anteriores ediciones.

Zona cero. Es el centro del universo durante unos pocos dias. La Avenida de las Playas en Puerto del Carmen. Fariones. Quien no esta allí en esas mágicas y tensas jornadas no llega a vivir del todo el IM de Lanzarote. Ya descuenta el tiempo hacía la próxima edición. Llegará.

4 comentarios:

Lolo dijo...

Genial abecedario, me va a fastidiar que no hagas otro de Embrun (al menos como espectador), pero seguro que lo compensas con una narración épica de un IM épico... Este año los dioses de la lava te han dado una tregua pero los de la montaña esperan cobrarse su tributo

Dani_ironmandream dijo...

Unión, sin duda

magopepo dijo...

Muy bonito, artista.

I lusionados saludos.

antonio dieguez dijo...

GRANDE!!!
Muy bello, Juan Diego.
Yo, al igual que tu, estuve de espectador en este Lanzarote y, aun disfrutandolo como nueva experiencia, tambien me siento actor. Espero volver a actuar en la Isla de los Volcanes y que tu seas compañero de reparto.
Un abrazo.